Entrada destacada

hace tanta fragilidad que un niño nace y casi casi todo  se le olvida  hace tanto amor que apenas dice como la flor del sueño...

10 mayo, 2012



A veces paseaba muy cerca, rodeaba mi cuerpo y se tendía en el pasto
Yo lo empujaba un poco con los pies, sin que se inmutara (creo que nunca entendió
que el bronceado parejo se hace sin marcas)
Cada vez gozábamos del sol, luego se desperezaba y partía lentamente.
No había preguntas, solo la alegría de vernos llegar.
Nunca pero nunca tironeó de mí, siquiera en el invierno, cuando me ovillaba...

Ulises sabía tender una pata, en el preciso momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"dame una palabra..."